NUESTRA

HISTORIA

La empresa fue creada mediante la escritura pública No 3319 del 29 de agosto de 1995 y establecida en la ciudad de Barranquilla, con el fin de prestar el serivicio de alquiler y venta de equipos de construcción

22 MOMENTOS

EN LA HISTORIA DE EQUINORTE

1995

1. El momento de la necesidad y la oportunidad:

La oportunidad del proyecto de Equinorte se dio cuando conocí al arquitecto Armando Osío, quien me planteó que si algún día yo deseaba montar una empresa propia, él estaría interesado en asociarse conmigo. La necesidad llegó cuando fui despedido de Equicaribe y asumí el reto de crear mi propio proyecto, con el apoyo económico y emocional de mi esposa, quien me motivó a intentarlo.

2. Se planta la semilla:

Se registra una nueva empresa en la Cámara de Comercio el 7 de septiembre de 1995 con el nombre de Equipos del Norte Ltda, EQUINORTE Ltda.

3. Nuestro abono o los fundamentos que hicieron posible un proyecto que se sustentara por 22 años:

Una de las pioneras en abrir el mercado para nuestros servicios fue Tatiana Sierra, quien prefirió dejar su trabajo en Equicaribe para asumir el riesgo de un nuevo proyecto.

4. La semilla empieza a germinar, se inician operaciones:

El primer cliente de Equinorte fue Juan Pablo González, a quien se le realiza el primer despacho de equipos en octubre de 1995.

5. Nos rodeamos de personas que creyeron en el proyecto:

Un proyecto, para que crezca, necesita de personas que crean en él. En el comienzo de Equinorte, familiares y amigos se convirtieron en inversionistas que inyectaron recursos para participar como subarrendadores. Uno de los inversionistas más importantes fue el Sr. Luis Carlos Ocampo (q.e.p.d), quien con su decisión de comprar los andamios de carga con los que se construyó el metro de Medellín, llevó a Equinorte a adquirir equipos innovadores, de la más alta calidad, que fueron claves para nuestra diferenciación con respecto a la competencia y nuestro desarrollo, ya que con ellos se han construido los más grandes centros comerciales y las obras más importantes de nuestra región.

6. ¿Cómo sembrar? Buscamos expertos que nos ayudaron a identificar los mejores métodos de trabajo:

Con el fin de posicionar nuestra marca y apalancar nuestras estrategias comerciales, solicitamos el apoyo del Dr. Guillermo Baena, experto en temas de mercadeo, quien nos continúa asesorando todavía. En el tema tributario, clave para el sostenimiento de la compañía, buscamos la ayuda en temas contables y tributarios de Jorge Pichón (q.e.p.d), quien desafortunadamente, ya no está con nosotros.

1997

7. Sembramos otra semilla: se genera la idea de constituir puntos de venta.

Gracias al apoyo del sr. Luis Carlos Ocampo y a su gran amigo, el dr. Guillermo Caballero, gran constructor de la ciudad de Cartagena, se plantea la posibilidad en 1997, de abrir un punto de venta en esa ciudad, el cual ha crecido y funciona exitosamente en la actualidad.

1999

8. Primera tormenta que amenaza con tumbar el árbol: la crisis del 99.

La crisis económica del país disminuyó la inversión en el sector de la construcción y dio pie para que las ventas se redujeran alarmantemente. Tres personas fueron claves en esos momentos para darnos un empujón hacia adelante: el ingeniero Juan Carlos Frías como consultor para ayudar a ver más allá de la turbulencia y, con su apoyo financiero con créditos, don Enrique Porto (q.e.p.d) y mi primo el Dr. Luis Cepeda Visbal, quien también es nuestro asesor en temas jurídicos.

2000

9. Un nuevo abono: se crea una nueva unidad de negocio.

En el año 2000, la construcción del coliseo Los Fundadores de la Universidad del Norte nos devolvió la esperanza de que la empresa pudiera resurgir de la crisis; al mismo tiempo, la necesidad del proyecto nos permitió conformar una de las unidades de negocio que actualmente representa el 20% de la facturación correspondiente al alquiler de máquinas semipesadas y pesadas.

2001

10. El suelo es más fértil y la planta empieza a crecer: ingreso de equipos al centro comercial Buenavista.

En el año 2001, emprendedores locales le apuestan a la ciudad con la construcción de un lujoso centro comercial, llamado Buenavista 1. Gracias a los andamios de carga, Equinorte logró participar en tan magnífica obra.

2004

11. ¿Cómo seguir creciendo?: primera junta directiva de Equinorte.

Dado que en el MBA que realicé en el 2004 teníamos que realizar trabajos para aplicar los conceptos aprendidos, convencí a mis compañeros de estudios para hacerlos tomando como referencia a Equinorte. Con ello se consolidó la primera junta directiva, con participantes como Jorge Huertas de Ecopetrol, Eduardo Castro de Cervecería Aguila, Eduardo Katime de Telecom, Alfonso Cachán de Noel y Jaime Peña, quienes me ayudaron a generar lineamientos de planeación estratégica.

2005

12. Es hora de buscar nuevas semillas: inicia el proceso de internacionalización.

Ante la oportunidad ofrecida por la Fundación Santodomingo, con su primera misión de conocimiento a Europa en el año 2005 se inició una etapa de innovación a través de periplos internacionales en la búsqueda de equipos de mejor tecnología  con más de 30 viajes al exterior y más de 50 de nuestros empleados han asistido a ferias y otros eventos en el exterior.

13. Es momento de compartir conocimiento con otros sembradores: se concreta el proyecto de internacionalización.

De la mano de uno de nuestros primeros clientes y gran amigo, el ing. Faisal Cure, comenzaron los viajes de exploración a Estados Unidos en el 2005 y a China en el 2006 que se materializaron en compras internacionales de maquinaria.

2007

14. Es hora de garantizar la calidad de nuestra siembra y de los frutos: se inicia el proceso de la certificación ISO 9001.

En el año 2007 incursionamos en la cultura de la calidad, con la ayuda de una gran asesora, María Teresa Porras, quien nos guió en el proceso de certificación.

15. Es momento de asociarse con otros sembradores: Equinorte empieza a participar en gremios como Camacol, CCI, AMCHAM, ACOPI.

Desde el 2006 vimos la necesidad de participar en los gremios relacionados con  la construcción y con otros sectores, con el fin de obtener información y consolidar lazos con nuestros clientes, quienes participan en estas agremiaciones. Equinorte empezó a convertirse en protagonista en los gremios, al punto de ser elegido para la presidencia de Camacol región norte en el año 2013.

16. Es momento de compartir conocimiento con otros sembradores: se concreta el proyecto de internacionalización.

En el año 2007 se consolidó una alianza con esta compañía norteamericana que nos permitió incursionar en la tecnología del acero y madera fenólica, el steel ply, así como otros productos que permitieron la reposición de equipos de andamiaje ya poco funcionales como los de carga por el sistema frame fast, el sistema de andamiaje de armado rápido. La alianza con Symons (hoy llamada Dayton) se mantiene y ha sido clave para nuestro crecimiento en el portafolio de servicios.

2009

17. Es hora de garantizar la calidad de nuestra siembra y de los frutos: se inicia el proceso de la certificación ISO 9001.

La crisis económica del 2009 fue un momento de gran incertidumbre en el ámbito económico y de parálisis en las inversiones. Sin embargo, nosotros decidimos invertir en la compra de un lote de terreno de 1.3 hectáreas en el centro industrial Zona Express; para ello, contamos nuevamente con la asesoría del ingeniero Juan Carlos Frías, quien como bombero en época de crisis, nos animó a tomar decisiones arriesgadas, que al día de hoy han generado grandes beneficios.  También decidimos abrir los puntos de venta de Santa Marta y Bogotá.

18. Es hora de organizar a los dueños del terreno: programa Empresas de Familia de la Cámara de Comercio de Barranquilla.

El programa de empresas de familia organizado por la Cámara de Comercio permitió pensar en la sustentabilidad de la compañía para su paso a las siguientes generaciones y las estrategias han sido importantes para enrutar de mejor forma la empresa y multiplicar por dos literalmente las ventas en los últimos años.

2011

19. El momento en que apareció un cliente muy importante para nuestros frutos: aparece el proyecto Reficar.

Un cliente importante de nuestra historia fue la compañía norteamericana CBI, a cargo del proyecto de Reficar en Cartagena, lo que en el 2011 permitió un incremento considerable de nuestra facturación.

2014

20. Hay que diversificar la siembra: entran los andamios multidireccionales al portafolio de equipos.

En el año 2014 se tomó la decisión de invertir en un nuevo producto: los andamios multidireccionales, que han sido un éxito de ventas.  También incursionamos en los equipos de elevación, de gran acogida en la industria, que nos ha llevado a constituir alianzas internacionales estratégicas con compañías como Macon.

2015

21. Nuestro deseo de ayudar a otros con nuestros frutos fue reconocido: obtuvimos el premio a la Responsabilidad social Empresarial.

En el año 2015 recibimos el premio Simón Bolívar a la responsabilidad social empresarial. Es así como ya se han entregado subsidios y ayudas financieras para más de 50 familias de nuestros colaboradores; con su programa de incentivos se comparten las utilidades; se creó el programa Creciendo con los proveedores para ayudarlos a mejorar sus procesos e incrementar sus ventas, el cual está siendo replicado actualmente con algunos de nuestros clientes; nos enfocamos en la salud de nuestros trabajadores y sus familias con la prestación de servicio de un consultorio homeopático totalmente gratuito. El apoyo a nuestra gente, a sus familias y a la comunidad que nos necesita siempre está presente en nuestras acciones.

2018

22. Este es el momento, el momento de renovar las semillas y los procesos de siembra: comienza el proyecto Gacela y una nueva cultura de liderazgo.

En este año, la Cámara de Comercio nos eligió como empresa de alto impacto, para recibir un entrenamiento en el proyecto Gacela, con el que se reconfigura la empresa a organizarse desde la demanda para alcanzar mayores niveles de crecimiento. Con el apoyo del TBL en temas de liderazgo, podremos desarrollar habilidades en nuestro personal para alcanzar altos niveles de productividad y gracias a las sabias instrucciones del dr. Eduardo Lasprilla, recorreremos ese camino disfrutando de lo que somos y de lo que hacemos, utilizando una comunicación disensual como medio para afianzarnos como Organización. Con la gracia de Dios, podremos mantener este árbol en pie, dando sombra y frutos para todos los que se acerquen a él.